miércoles, 20 de junio de 2007

Bandera de la Patria, celeste y blanca,

símbolo de la unión y de la fuerza

con que nuestros padres nos dieron

independencia y libertad;

guía de la victoria en la guerra,

y del trabajo y la cultura en la paz;

vínculo sagrado e indisoluble

entre las generaciones pasadas,

presentes y futuras;

juremos defenderla hasta morir

antes que verla humillada!


¡Que flote con honor y gloria

al frente de nuestras fortalezas,

ejércitos y buques,

y en todo tiempo y lugar de la Tierra

donde éstos la condujeran;

que a su sombra la Nación Argentina

acreciente su grandeza por siglos y siglos,

y sea para todos los hombres

mensajera de libertad,

signo de civilización

y garantía de justicia!


Joaquín V. González

2 comentarios:

Rodrigo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
laú dijo...

what? Bueno, no importa, igual el comentario no era para mí.
Che, no me acordaba más que un par de versos de esa oración...! Y pensar que la repetimos cinco mañanas por semana durante siete años! Y nunca nos explicaron qué quería decir (al menos a mí no)
Una locura. Igual, eso no es todo lo que olvidé. Tengo un velo del olvido que cubre toda mi vida institucionalizada. Si no pasara por la puerta casi todos los días, creo que me hubiera olvidado hasta la dirección de la escuela!
Bueno, no soy muy patriótica, sabés, pero me hiciste acordar cosas...